viernes, 28 de noviembre de 2008

Excelente post de Esther Vargas de Perú.21 sobre Perú.21 A. de AAR y D. de AAR.


Encontré esta excelente reflexión en la línea [o no, depende de con qué ojo lo mires] de mi post anterior sobre Augusto Álvarez Rodrich. Hizo bien Esther en esperar para postear. Lo transcribo completamente.



AAR, dos pendejeretes y Perú.21
Por Esther Vargas
Editora de la sección Ciudad del diario Perú.21

No quise postear antes porque esperaba que me pase la pena, la rabia y la confusión. No quería que mis impulsos interfirieran con la razón, por lo que preferí guardar en privado la desazón, la indignación y el dolor de lo ocurrido. En estos días he comentado apenas algunas líneas en ciertos blogs, he expresado en el Facebook mi angustia y me he opuesto a la campaña 'No compres Perú.21". A mis amigos he dicho lo que tenía que decir, y a ciertos coleguitas mártires he cursado el mail necesario o la llamada telefónica justa para dormir tranquila.

Algunas horas atrás, recién llegada del encuentro en el Instituto Prensa y Sociedad (IPYS), he decidido escribir algunas líneas, advirtiendo claro que la pena no se ha esfumado. Encontrar a Augusto Álvarez Rodrich en el debate sobre los petroaudios fue como regresar a su oficina en el diario, donde cada tarde solíamos reunirnos para analizar los temas del día. Confieso que nunca me gustaron las reuniones, sobre todo porque pensaba que el tiempo se me iba entre risas y anécdotas que podría evitar. Hoy añoro esos días. Quizás por eso disfruté tanto al escucharlo en IPYS.

Cerrando los ojos me transportaba a esa mesa, donde con sus lapiceros de todos los colores apuntaba en su pauta lo que iba a publicarse en cada página. Pero esa historia ya terminó, y Augusto parece más convencido de ello que muchos. Me refiero, sobre todo, a aquellos que quieren hacer un diario sin un diario, petardeando lo que queda. Y lo que queda somos periodistas, periodistas honestos que solo esperamos un desenlace decente para nuestra carrera decente. Nosotros no somos empresarios. No somos lobbystas. No tenemos ONG. Nosotros ni siquiera somos parte de la argolla bloguera.

Yo solo quiero decir que trabajar con AAR ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. En mi carrera solo he tenido dos directores a tiempo completo: Blanca Rosales y AAR. Sí, con ellos dos yo conocí lo que era cerrar contra el tiempo; con ellos dos yo aprendí a poner un buen titular; y a no olvidarme de las otras voces, y de todos los consejos que sobre la marcha de una jornada apurada ellos sabían dar. No hablaré de Blanca hoy, porque este post es sobre AAR, quien a diferencia de otros señorones se hizo periodista metiendo la nariz en la redacción, desde muy muy temprano hasta esa hora en la que ya todos dormían, y él seguía calibrando ideas para entregar a sus lectores un mejor diario.

AAR hizo de Perú.21 el mejor diario del país. Pero no estuvo solo. Claudia Izaguirre y Mito Tumi estaban allí, detrás de los editores, y los editores detrás de los redactores y de los fotógrafos, mientras los diagramadores nos recordaban –con Ángel Hermoza al frente- que el diseño no se debía traicionar nunca. Éramos un equipo que reía y se peleaba, como pasa en todas las familias. Hoy, AAR ya no está. Y quedamos todos los mencionados, con Claudia y Mito, las personas en las que mi ex director confiaba plenamente. De todo lo escuchado anoche, yo me quedo con el deseo de larga vida para Perú.21. Sí, si se puede así será.

Los que seguimos en el barco hemos tolerado en estos días de turbulencia agravios diversos de gente no necesariamente profesional y honesta que se hace llamar periodista, y que bajo ese disfraz nos invita a renunciar, o nos trata como muñequitos de torta. Según dijo alguien cuyo post ya no encuentro en Internet (ojalá alguien me ayude a ubicarlo), el talento será nuestra mejor carta de presentación para buscar chamba. Qué fácil. Qué romántico. Suena tan bien que parece un copy paste. Dijo el señor fulano que cuentas teníamos todos, y a quitarse del barco se ha dicho. Yo no me he comprado una casa en este tiempo así que no tengo que pagar crédito hipotecario. Yo no me he comprado ni una 4x4 ni un Tico, así que no debo nada al banco. Yo no tengo hijos, apenas cuatro gatas pitucas. Mi más grande patrimonio es mi iPhone, cuya mensualidad puedo pagar sin llorar, pese a la crisis internacional. Así que no me quedo aquí por dinero. Y a muchos les pasa lo mismo. Pero en el supuesto que mis compañeros se quedaran por sus deudas o su carga familiar, eso, déjeme decirle, también está muy bien, pues trabajar para pagar las cuentas y no meter cabeza también revela nobleza, señor.

Yo me quedo en Perú.21 porque esta ha sido una casa amable, grata y generosa desde hace más de seis años. Me quedo porque la esperanza de seguir siendo parte de un buen diario persiste, en este minuto.

Todas las manos, todas las manos –a excepción de las de Augusto- siguen aquí. Me refiero a las manos de los que realmente hacen el diario. Porque los columnistas, a quienes aprecio y respeto, no eran parte de nuestra redacción activa. Al menos, yo jamás cerré codo a codo con Rospigliosi o Manrique, o con Basombrío o Tanaka. Y me hubiera gustado, la verdad. Me hubiera encantado hacer con ellos y mis redactores el diario minutos después de que la tierra se derrumbara en Pisco, o un domingo Día de la Madre, o un 24 de diciembre. Los columnistas han dejado un gran vacío, pero la redacción sigue corriendo, y sigue buscando mejores fotos, y sigue viviendo el día a día con la angustia que embarga a los periodistas de 24 horas.

Los columnistas –los de la sección Política mayoritariamente- ahora tienen blog y yo los leo con cariño. Convertirse en ex (ex columnistas) es un grado superior y legítimo que uno debe buscar a veces. Lo saben bien las y los ex.

Estas líneas finales son para los bloggers, quizás la nueva conciencia nacional del Perú. Yo leo a los bloggers más que a los ex columnistas del diario, y les aprecio el ingenio, la valentía, y hasta la buena pluma. Pero desatar el "Yo no compro Perú.21" o soltar información burda sobre el escenario actual en el diario me parece irresponsable y majadero.

Pese a que yo twitteo con algunos o comparto los mismos grupos del Facebook - desde Solidaridad con AAR a NO A UN SOLO POLVO SEMANAL- ninguno me ha llamado o escrito para corroborar las versiones descocadas que colgaron.

Una lástima que la protesta se transforme en pose. Que todos seamos necios está muy bien. Pero la mentira me parece un acto de maldad. Obviamente, no todos han caído en el facilismo de pedir la RENUNCIA de los periodistas. No todos, pero a los que sí cayeron en el berrinche solo les digo que cuando crezcan y estén en la otra orilla se darán cuenta de que el periodismo es mucho más que parecer belicoso. No creo que lo ocurrido con los petroaudios sea como dice Mirko Lauer, la aventura de dos pendejeretes. Tampoco, tampoco. Pero nada peor que la postura del mártir de fantasía.

Por lo demás, como dijo AAR, larga vida para Perú.21. Sí, mientras se pueda sí.

PD: Me alegra que Heduardo, Acevedo y los Otorongos, así como todos los columnistas de las otras secciones sigan empujando el barco. Me alegra que el mismo Augusto repita en todas las tribunas que espera lo mejor para este diario que se lo perdió.
Y disculpas adelantadas a los bloggers que sin haber caído en el berrinche se sienten aludidos aquí.

3 comentarios:

el cuy dijo...

Felicitaciones, Esther. Me comentaron muy bien tu post y felizmente lo encontré de inmediato. Es bueno que cada quien diga su verdad. Las personas que quisieron dar el ejemplo no comprando Perú21, creo que actuaron con sinceridad, la de un lector apasionado, que quería al periódico como era, pero que no está dentro de él y no conoce, ni entiende ni siente al diario como sí te ocurre a ti. Creo que la suya fue una primera reacción, plena de argumentación política, pero también de espontaneidad, y que al leerte habrán de pensarlo un poco más. Un diario, el sexo, el amor, el humor, la vida entera, son mucho más que la sola perspectiva política. El buen político bien lo sabe.

En cuanto a mí, permíteme decirlo, no sé si me quedaré en Perú21, pero mis razones tienen matices propios en relación a las de los amigos que prefirieron dejar a este diario. Cuando yo llegué ahí, propuse a Augusto hacer una tira diaria, de carácter más social que político, pero él me invitó a reaparecer con Love Story. Acepté con la esperanza de que más adelante se accediera a mi anhelo, pero esto no me fue concedido. Ahora que ha pasado todo esto, estoy más harto de seguir esperando, y menos motivado a continuar con Love Story. Es como estar con una novia que me dice besarnos sí, pero no me toques en estas partes ni te me emociones tanto. Ya mucho tiempo en ese plan.

De acuerdo con Augusto y contigo: Larga vida a Perú21, larga vida a cualquier medio en que tú y los amigos que se baten para hacer un diario decente pueda existir.

Anónimo dijo...

Enhorabuena por tu blog, si quieres puedes apuntarte al directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que no hay muchos blogs de las características y temática del tuyo en este directorio, me gustaría mucho que participaras.


Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Anonymous dijo...

Enhorabuena por tu blog, si quieres puedes apuntarte al directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demas y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

Creo que no hay muchos blogs de las características y temática del tuyo en este directorio, me gustaría mucho que participaras.


Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...