martes, 27 de setiembre de 2011

Canción de un exsodálite para Luis Fernando Figari

Martín Scheuch es un exintegrante del Sodalicio de Vida Cristiana (SCV) que no pasó desapercibido. Fue, entre otras cosas, fundador del grupo musical más exitoso de esta tan cuestionada organización católica, Takillakkta, a mediados de los ochenta. Este grupo, sin él a la cabeza, se mantiene muy activo hasta hoy.

Takillakkta en el 2010. Foto: UCSP

Conocí personalmente a Martín y, no solo eso, participé en Takillakkta tocando zampoña y como vocalista durante parte del tiempo que fui miembro del Sodalicio.

Scheuch, al igual que yo, dejó el SCV hace mucho y, según escribe en su blog La Guitarra Rota, pasó "largos años en que prácticamente no compuse nada y estuve haciendo cuentas con mis propios demonios interiores". A pesar de las similitudes, hay algo nos diferencia: Martín encontró su paz personal en el camino del cristianismo y yo la encontré lejos de él.

La letra de esta canción fue publicada en su blog en marzo del 2009 y estuvo inspirada en el fundador del SCV, Luis Fernando Figari. Recién a inicios de setiembre del 2011 lo supimos por el propio autor, quien en ese momento grabó y publicó un demo que puede descargarse aquí.

Hoy, Esteban Valle-Riestra de lamula.pe ha publicado un video con imágenes de Figari y la letra de la canción.



Y esta es la letra extraída del blog de Scheuch:

USTED

usted nunca se entregó
al calor de una mujer
usted nunca tuvo
pasión con locura

usted nunca quiso ser
un amante al amanecer
usted nunca supo
de amor con ternura

usted creyó rescindir
el pretérito y el porvenir
convocando un futuro
para santos y puros
de frugal sumisión
sin migajas para la ocasión

y usted nunca atardeció
con un hijo llamado dolor
que temblando está por la fiebre
que llorando está por el hambre
que creciendo está como un hombre
que buscando está libertad
en el suelo fecundo
de sus sueños oriundos
consumando jocundo el rumor
de su amor por el mundo
su fervor vagabundo
sepultando el difunto pendón
de usted
de usted

usted prohibió caminar
por la vida sin su cristal
usted siempre impuso
sus filosofías

usted quiso disecar
los latidos al palpitar
usted puso muros
a la poesía

usted sólo permitió
los vocablos de su fogón
y sin nombre de alma
el espíritu empalma
con carencia de olor
con ausencia de sangre y color

y usted nunca traspasó
los linderos de su mansión
donde el niño juega con la araña
y el amigo espera en la montaña
y el anciano sueña en la pestaña
del poeta que tañe al amor
con sus manos cansadas
de arrugar madrugadas
conjurando su arcada el valor
de auscultar la calzada
y ocupar barricadas
rubricando su espada un adiós
a usted
a usted


No hay comentarios.:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...